miércoles, 3 de agosto de 2011

Prensa ecuatoriana acusa de espionaje a cuerpo técnico español


Apenas iba trascurrida media hora de la única sesión del día de la selección juvenil de Ecuador en el campus de la Universidad Nacional y luego del calentamiento normal, el cuerpo técnico dispuso un trabajo entre titulares y suplentes, ocupando no más medio terreno del campo.

Pero casualmente el costado sur fue el elegido y sobre éste limita la cancha de tenis, donde disputaban un partido Miguel Ángel España y Luis Milla, preparador de arqueros y segundo técnico de la selección española, casualmente, la rival de los suramericanos mañana en el Palogrande, en la segunda fecha del grupo C del Mundial Sub-20.

Como amantes del otrora deporte blanco, ambos aprovechan lapsos en los entrenamientos para tomar la raqueta. De hecho en su equipaje la incluyen porque en las extensas concentraciones, como ésta, es una terapia de relajación, a la cual se suma también el seleccionador Julen Lopetegui.

Así no lo entendió un sector del periodismo ecuatoriano que cubría el entrenamiento de su selección y de un momento a otro, una nube de micrófonos se apostó sobre España y Milla, quienes aparte de negarse a dar declaraciones, tuvieron prácticamente que escapar en la ambulancia roja del cuerpo oficial de bomberos de Manizales, de placa QUC 008.

Más de un periodista del vecino país les acusó de espías e incluso los persiguieron mientras salían a toda velocidad del lugar, aunque el escándalo no se trasladó a la cancha, donde Vizuete y sus muchachos ni se percataron de lo sucedido.