jueves, 4 de agosto de 2011

Ocho jugadores de Argentina cargan a cuestas el descenso

En los ocho casos el último capítulo de la historia fue el mismo: con el pitazo final del último partido disputado en 'primera', sus equipos perdieron la categoría y ellos, sin responsabilidad en el fracaso de sus clubes, quedaron con la marca indeleble que significa descender.

La historia negra la vivieron Germán Pezzella, Adrián Cirigliano, Roberto Pereyra, Rodrigo Rey, Leandro González Pirez y Erik Lamela con River Plate, además de Rodrigo Battaglia con Huracán y Alan Ruiz con Gimnasia y Esgrima de La Plata, todos integrantes de la Selección juvenil gaucha.

"Siempre el fútbol tiene revanchas. Ahora tengo una con la Selección en este Mundial y la voy a aprovechar. Fue triste dejar a River así pero espero volver algún día", apuntó Erik Lamela que saltó a tiempo del promocionado naufragio del equipo 'millonario' y ahora militará en la Roma italiana.

Ninguno tuvo incidencia directa en la caída de sus equipos pero todos cargan la cruz en sus espaldas. "No son responsables porque poco jugaron en sus clubes en estos últimos tres años pero el descenso los marca de alguna manera", dijo Ricardo Ruiz, oficial de prensa del conjunto gaucho.

"Los resultados de las divisiones menores no tienen nada que ver con los resultados de las mayores", anotó el técnico Perazzo que quiere un grupo solo concentrado en ganar por séptima vez el Mundial Sub. 20.

Con responsabilidad o no en el fracaso de sus equipos, los ocho juveniles que perdieron la categoría con River, Huracán y Gimnasia tienen una revancha en Colombia: sacarse la espina que los atormenta desde ese último pitazo final.